Licenciada Rosisella Puglisi Spadaro Nutricionista Clínico

Invertir en Nutrición es Invertir en salud

La burla de la FAO hacia los venezolanos

fao

La Organización Mundial de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se está burlando de los venezolanos. Hace unos días, la institución anunció que premiaba la labor del gobierno de Venezuela en su lucha contra el hambre. Al parecer, los miembros de la organización no son lectores asiduos de la prensa, ya que, de lo contrario, sabrían que la población nacional está sometida a índices insostenibles de desabastecimiento, escasez y un sistema productivo tan carente que importa casi la totalidad de los alimentos consumidos.

Para el vicepresidente Jorge Arreaza, el 95,4% de los venezolanos come tres veces al día. Unas cifras disparatadas que, por lo visto, son en las que se basa la FAO en su galardón. A pesar de que las cifras oficiales pueden estar maquilladas, sólo bastan dos dedos de frente para comprender que no se puede reconocer la labor en el ámbito alimenticio de un país en el que la población accede a la compra de productos básicos según el número de su cédula.

A pesar de que la realidad está manifestada en las calles y medios de comunicación, la FAO vive en su propia burbuja burocrática. Una realidad paralela en la que consideran que el índice de prevalencia de subalimentación disminuyó en un 79,2%, durante los últimos años, y que la nutrición infantil ha mejorado su calidad.

Centrémonos por un segundo en este último aspecto. Para la FAO, la lactancia materna se ha incrementado paulatinamente, desde el inicio del Gobierno Bolivariano, hasta alcanzar un 500% de aumento con relación a 1999. Unos resultados que, aunque a primera vista dan una buena impresión, lo que ocultan es la incapacidad de las madres de acceder a la compra de fórmulas maternas, al estar desaparecida de los anaqueles de todo el país y, cuando son encontradas, cuentan con un precio imposible de adaptar al presupuesto mensual (no se nos puede olvidar que, actualmente, la mayoría de los venezolanos gana el equivalente a un dólar diario, es decir, lo que internacionalmente se considera pobreza extrema).

Mientras que la FAO aplaude que la desnutrición infantil disminuyó un 57% y lo considera un paso adelante para que la desnutrición deje de ser un problema de salud pública. Es decir, un supuesto argumento de que la población ha dejado de tener hambre. No obstante, a la FAO se le olvida mirar que Venezuela es el segundo país del mundo con mayor número de casos de malnutrición por exceso. ¿El motivo?, la falta de alimentos que obligan al consumo de productos sustitutos que, en lugar de ofrecer una sala alimentación, engorda y enferma a los ciudadanos.

En otras palabras, seguimos siendo un país con altas tasas de desnutrición, solo cambiamos el traje de malnutrición por déficit a una malnutrición por exceso. Una situación que no es secreto para nadie (y mucho menos debería serlo para una organización perteneciente a las Naciones Unidas), ya que Unicef indicó, en 2013, que en Venezuela existían 458.000 casos de desnutrición crónica, unos datos que han empeorado ante la situación nacional.

Las evidencias de la burla de la FAO están a la vista de todos. Quizá, sea el momento de, con la misma dosis de cinismo, crear un nuevo premio y dedicárselo a la FAO: el premio a la organización internacional más ciega del mundo.


Rosisella Puglisi  –  @Rosisellap

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 28, 2015 por en Artículos en Español y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: