Licenciada Rosisella Puglisi Spadaro Nutricionista Clínico

Invertir en Nutrición es Invertir en salud

La doble cara de la desnutrición en Venezuela

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

Cada vez es más común encontrar casos que demuestran el incremento de los casos de sobrepeso y obesidad en los países en vías de desarrollo. Una tendencia que se ha visto en gran medida fortalecida por la transición generada por la globalización, así como por el abandono de los campos y la occidentalización de estos países. Un proceso al que se le ha denominado: “doble carga nutricional”.

Venezuela no está al margen de esta línea social. Por el contrario, la transición alimentaria que ha venido sufriendo el país desde 1999 ha traído como consecuencia la coexistencia de la desnutrición y la obesidad en la población tanto infantil como de adultos. Es decir, si no habíamos logrado superar la desnutrición crónica en niños y adolescentes o la malnutrición del adulto, durante los últimos 16 años se ha aunado, paulatinamente, la malnutrición por exceso, comúnmente conocida como sobrepeso u obesidad.

Lo que diferencia a Venezuela de los otros países que están en este proceso de “doble carga nutricional” es que no ha logrado una verdadera transición de malnutrición por déficit a una malnutrición por exceso, sino que el proceso social y político ocasionó una superposición de ambos problemas.

Para el año 2008, las cifras reveladas por el Instituto Nacional de Nutrición (INN) nos revelan que entre el 21% y 28% de la población entre los 7 y 17 años presentaba exceso nutricional, mientras entre un 15% y 17% déficit nutricional, una distribución heterogénea en todo el país. Los sectores más afectados son la región de los llanos, Amazonas y los sectores populares de las grandes ciudades nacionales. Actualmente, no se cuenta con cifras oficiales, pero los expertos en el área evidenciamos el considerablemente empeoramiento de estas estadísticas.

imagen columnero

¿Cómo es posible que esto sucediera?

Las políticas nacionales han incrementado la distribución de alimentos a los sectores populares y marginados como medida populista para incrementar adeptos a una ideología política y para recalcarles que los actuales gobernantes si alimentan al pueblo mientras los de antes los hacían pasar hambre. Al margen de su funcionalidad política, es evidente que la medida no busca solventar el problema de malnutrición en la población venezolana sino su adoctrinamiento. Lo que generó un desinterés en precisar qué tipo de alimentos se están ofreciendo, así como tampoco fomentar una educación alimentaria a ese grupo poblacional.

En pocas palabras, las políticas de “seguridad alimentaria” no solventaron la malnutrición. Por el contario, agregó otro problema más, la obesidad. Una condición que, además, trae consigo 70 consecuencias directas para la salud (hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2, cáncer, dislipidemias, hígado graso, hiperinsulinismo, síndrome metabólico, insuficiencia cardíaca, enfermedades coronarias, depresión y rechazo social, entre otras).

Según datos públicos, la distribución de alimentos es en un 80% conformada por carbohidratos y grasas, ya que son más económicos y rendidores para el grupo familiar. En este sentido, el consumo de arroz se triplicó en los últimos 10 años, mientras el consumo de fruta, vegetales, pescado, leche, carnes, y huevos han venido en picada por su escasa distribución, tanto en los centros de distribución públicos como privados.

Las personas que consumen en PDVAL son, por lo tanto, los ciudadanos nutricionalmente más vulnerables, siendo quienes reciben, por ejemplo, los cortes de carne más grasos y, por ende, conllevan al aumento de casos de obesidad, y dislipidemias (niveles de colesterol y triglicéridos altos) en el país.

Que está comiendo actualmente el venezolano

El aporte calórico diario del venezolano posee el siguiente perfil: 70,3% de las calorías proviene de solo estos grupos: 34% cereales (carbohidratos), 19,8% de grasas, 16,7% de azúcares.

Mientras el aporte por frutas es del 2,3% y de los vegetales solo del 1,1%

Los mayores productos consumidos en el país hoy en día son:

  1. Arroz
  2. Mayonesa
  3. Margarina
  4. Atún en lata
  5. Jamón endiablado
  6. Quesos de untar
  7. Harina de Maíz precocida
  8. Pasta
  9. Granos
  10. Refrescos
  11. Te instantáneos

En conclusión, podemos afirmar que no somos un país libre de hambre como aseguran los mensajes gubernamentales, sino más bien un país malnutrido, que debe enfrentar ahora una situación de obesidad con todas sus consecuencias, agravado por la escasa biodisponiblidad de alimentos en un país endeudado, sin auto sustentabilidad y sin divisas.


Rosisella Puglisi  –  @Rosisellap

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: